PRA_0261-Antonio_Prado

No busquen en el diccionario espartano las palabras “fatiga”, “abandono” o “excusas”, porque han desaparecido. Encontrarán, sin embargo, en lugar destacado, “esfuerzo”, “victoria”, “determinación” y, en letras doradas, “diversión”. Lugares comunes de una tribu con cada vez más miembros que se desplazan como nómadas en busca del próximo poblado a conquistar. Hoy fue, por tercer año consecutivo, la cita de Les Comes, en la ciudad de Súria, comarca del Bages, con 518 hectáreas de monte y barro a superar para colgarse una entre las más de 7.000 medallas destinadas a abrazar el cuello de cada uno de los espartanos que abarrotarán el recinto de la Reebok Spartan Race en las jornadas del sábado y domingo.

Reunidos en cuádruple convocatoria, la mañana del sábado estuvo destinada a la Spartan Beast, la carrera de mayor distancia (más de 20 kilómetros, más de 35 obstáculos). A partir del mediodía llegó la Spartan Sprint (más de 5 kilómetros, más de 15 obstáculos), sin olvidar las pruebas infantiles Spartan Junior, destinadas a niños de 4 a 13 años, con distancia y obstáculos adaptados a su condición física. El domingo será el momento de la Spartan Super (más de 13 kilómetros, más de 20 obstáculos) y una nueva convocatoria de Spartan Sprint.

Venció en categoría élite Beast el catalán Albert Soley (2:20:32), seguido del portugués Tiago Lousa (2:25:35) y del valenciano Alejandro Samper (2:27:02). Soley, que ya venció en la Spartan Beast de Andorra, arrebata así el título a Lousa, que venció en Les Comes el año pasado. Para Soley, se ha tratado de “un circuito tan duro como espectacular”. En mujeres, repitió corona Ninfa Estela Chávez (3:16:49), tras las victorias de 2014 y 2015, seguida de la portuguesa Inés Jordao (3:21:20), que fue tercera el año pasado, y de la brasileña Simone Matos (3:36:32).

El momento más emotivo de la jornada se vivió en la tanda de los héroes de ILUNION Hotels, en la que corren unidos participantes discapacitados y compañeros que les ayudan a superar los obstáculos de la carrera. Además, algunos trabajadores de la cadena hotelera corren con los ojos vendados para saber qué sienten sus compañeros invidentes en la carrera. Además, Powerade se encargó de patrocinar una tanda muy especial en la que sólo participaron mujeres.

La Reebok Spartan Race de Barcelona sirvió también para celebrar un acontecimiento especial: la llegada del participante número 50.000 tras tres años de vida de la carrera en España y nueve eventos celebrados. Una prueba que en la temporada 2016 va camino del superar los 26.000 corredores del año anterior: una tribu en constante crecimiento que aguarda al 3 de diciembre, fecha en el que llegará a Valencia, cerrando así una temporada que comenzó el 28 de mayo en Madrid. Las últimas inscripciones para la prueba del Turia están disponibles en www.spartanrace.es.

maikelgomez

maikelgomez - Fitness Blogger - Spartan Race